dvjhvdhdhvy.jpg

Arden las redes. Fenómeno social. La gran esperanza blanca. Elija usted la expresión de redactor hortera que prefiera para referirse a Operación: Triunfo 2017, el fenómeno de la temporada, una vez más, 17 años después. Del que no se habla mucho del coste, pero tampoco sabemos qué beneficios, propiciados por una inversión pública, genera a varias productoras privadas. Porque OT2017 es conversación de cola de súper mientras normaliza la diversidad sexual y conecta con públicos más jóvenes… Es… ¿nos atrevemos a decirlo? ¿Es servicio público?

Cinco preguntas al respecto:

1) ¿De verdad mejora tanto la imagen de TVE?

Los medios especializados en TV más serios como VerTele (asociado a eldiario.es) y Bluper (asociado a El Español) hacen análisis en profundidad muy positivos del programa: TVE vuelve a ser relevante en redes para algo que no sea atizar a Cárdenas o Herrera, reconecta con los públicos jóvenes y es servicio público al visibilizar la diversidad sexual y contribuir a la normalización, por ejemplo, de las personas trans. Medios generalistas como la SER también le dedican reportajes elogiando su inclusividad (ellos escriben ‘tolerancia’, pero quieren decir inclusividad). En la misma línea se posiciona Verne, la sección dedicada a crear contenido viral de El País, que ya ha conseguido tener una línea editorial más progresista que su cabecera madre. Pero a lo mejor la chavalería no se ha enterado de que ahora le gusta TVE, ya que suele demostrar bastante desconfianza. Por ejemplo, en la polémica sobre la supuesta censura a una clase de Javier Ambrossi y Javier Calvo, los autores de La Llamada, cuando la imagen del canal de YouTube 24 horas del programa fundió a negro tras recordar que el PP se opuso al matrimonio igualitario en 2005. La dirección y los mismos 'Javis' aclararon que fue un fallo técnico y en el 24 horas de pago no hubo corte, pero dio igual. ¡Censura en TVE!

Ot4

2) ¿Qué diferencia hay entre un reality y un talent?

El tratamiento mediático más habitual de OT es de reality. Una búsqueda superficial en San Google o en medios especializados nos arroja una gran cantidad de piezas breves, dedicadas a cazar clicks capitalizando el éxito del programa, en las que se trata acerca de si tal concursante le ha compuesto una canción a tal otra o que si la ha llamado su madre. Hay un canal 24 horas en YouTube y en la plataforma de pago por contenidos Sky España. Ya se puede leer alguna ‘noticia’ que cuestiona si ha habido edredoning. No es nada nuevo. El primer OT, el de Bisbal y Rosa de España, surgió en el boom de los realities posterior al estreno de Gran Hermano. En su revival de 2016 el país entero discutió una cobra con moviola. Producía y produce Gestmusic, creadora, entre otros formatos, de Crónicas Marcianas, y propiedad de Mediaset.

3) ¿Qué polémicas nos caben en la boca?

Parece que todo lo que rodea a OT acaba en efecto Streisand. Cuando YouTube fundió a negro ‘Los Javis’ ensayaban 'La revolución sexual', de La Casa Azul. Previamente al apagón una tuitera había lanzado un ataque homófobo contra dicha canción respondido por la directora de la Academia, Noemí Galera, para jolgorio del respetable. Ahora la canción es el himno no oficial de OT, y el programa siguiente a la polémica Gestmusic reaccionó con el ya icónico momento del beso de una concursante con su novio trans. Ni una pega. Pero es que unas semanas antes a la invitada Becky G le censuraron el estribillo de Mayores, ese-estribillo-que-usted-ya-sabe. La gringa opinaba en sus redes que a un intérprete varón no le habrían hecho cambiar la letra y seguimos esperando a ver si TVE o Gestmusic se defienden sobre el particular. Por cierto que el presentador de la gala y Bustamante sometieron a la power ranger amarilla a un muy elegante baboseo que solo Bluper señaló como lo que fue. Ah, y una concursante canaria se avergüenza de su acento. Como Rosa de España y su miedo a “hablar mal” cuando vuelve al pueblo. El profesor de la concursante canaria, que le debe doblar la edad así a ojo, le dice en ese vídeo que “los acentos le ponen”. Ahí queda eso. ¿Es posible que la productora –que no TVE– esté potenciando unos aspectos en lugar de otros en función de las reacciones del público y redes, y el servicio público se la traiga un poco al fresco?

Ot5

4) ¿Quién se beneficia?

El análisis de la vertiente económica es escaso. Apenas, una vez más, Bluper se ha ocupado de los costes: 10 millones de euros en total para todo el programa. Es un poco más caro que el OT de 2001 y bastante más barato que sus continuaciones tanto en TVE como en Tele5. Con el análisis tan inmisericorde que han recibidio, merecidamente, los gastos de Cárdenas o Herrera –mucho mayores, todo hay que decirlo–, e incluso El Ministerio del Tiempo, ¿por qué OT no obtiene el mismo baremo? De hecho, ya que en todos los casos anteriores conocemos los acuerdos con Netflix o las productoras privadas de los célebres presentadores, ¿por qué no sabemos los detalles del acuerdo con Sky España? Si paga RTVE, es decir, ustedes y nosotros, ¿en qué medida se revierten en Gestmusic y compañía los beneficios de esa inversión pública? 

5) ¿TVE controla los contenidos del entretenimiento que emite?

La misma dirección que ha dado el visto bueno a OT2017 lo hizo con Salvador Sostres debatiendo en prime time sobre acoso sexual o los antivacunas de Javier Cárdenas. Se deduce, pues, que es a Getmusic a la que hay que atribuirle el mérito del giro inclusivo del programa, y que TVE deja hacer sus productoras -de ahí también la alegre iconoclastia de la mencionada El Ministerio del Tiempo-. Es decir, que si a Gestmusic, por motivos comerciales, le pareciese bien ser homófoba, cabría la posibilidad de que a la dirección de la cadena pública no le importase. Pero, ¿por qué? A Herrera se le canceló por audiencia, a Cárdenas se le intentan falsear los datos por lo civil y por lo criminal para renovarlo... Pero RTVE no debería utilizar ese criterio, sino el de retorno social, terreno en el que OT y MdT le darían sopas con hondas a Sostres o Cárdenas. ¿Qué pasa aquí? ¿No será que el entretenimiento se deja al albur de los colegueos y lo que importa a los actuales jefecillos del Ente es que Informe Semanal siga poniendo la música de El Exorcista cuando toca?

Ot2

Pregunta extra:

¿Diría usted que First Dates es servicio público? Si medimos en diversidad, le da mil vueltas a OT2017 en rango de orientaciones sexuales, identidades de género, razas o edades representadas. De hecho, OT apretó el acelerador con la diversidad LGTBI a raíz de sus mencionados efectos Streisands, porque la relación entre dos concursantes más comentada en redes y medios hasta ese momento era cishetero, y en paralelo a la censura a Becky G. No preguntamos si a usted le divierte First Dates, la tiene de placer culpable o le parece el mejor programa de la Historia de la Televisión. Le preguntamos si le parecería bien que RTVE pagase con dinero público por emitirla. Aunque todos los caminos llevan a Roma: Cuatro pertenece a Mediaset, igual que Gestmusic, y usted acabará pagándole en diferido igualmente. 

0
0
0
s2smodern