2.jpg

“La ciencia-ficción es útil por su capacidad para retratar lo peor de la realidad presente. No hay que echarle mucha imaginación para ver un futuro distópico. Vivimos en un mundo confuso y oscuro, donde los discursos son cada vez más conservadores, y la ficción lo refleja”.

Luis BustosLuis Bustos es dibujante de cómics desde hace más de 20 años y ha firmado obras como Endurance, Versus o Las aventuras de Zorgo, además de colaborar en revistas como Orgullo y Satisfacción. Nació en Madrid pero vive en Barcelona. Se reúne con nosotros en su ciudad natal a finales del pasado verano, en una cafetería en los alrededores del Museo Reina Sofía.

Ha escrito y dibujado como autor completo Puertadeluz, ambientada en una España de un futuro cercano donde comunidades de vecinos enteras sobreviven por sus propios medios en urbanizaciones abandonadas. Puertadeluz es el centro comercial en ruinas que explora por entretenimiento Alicia, una adolescente que malvive junto a su familia.

Bueno, quizás no tan ciencia-ficción “quizás ya estamos ahí, ya vivimos en una distopía”. Lo explica mirando alrededor, como si el contexto le diese la razón, aunque estemos en la terraza de un bar tomando un refresco: “Mira Trump. Mira el sistema económico en que vivimos. O esos políticos que mienten y no importa, algo que me parece demencial. Una distopía se arma llevando la realidad un poquito más allá de donde está, nunca es un elemento puramente ficticio”.

España después de mañana

En ese sentido comentamos los parecidos entre la España distópica de Puertadeluz y la de ¡García!. Esta última es una serie que Bustos ha dibujado con guiones de Santiago García. El protagonista es un agente secreto del Franquismo –trasunto de Roberto Alcázar, y por tanto de José Antonio Primo de Rivera– congelado durante 50 años que revive justo antes de unas elecciones en las que se decide el futuro del país. Una España post-15M en la que políticos y periodistas compiten en niveles de corrupción.

“El parecido entre los universos es un guiño. Son mundos similares. Un ambiente muy español: ciudades abandonadas tras una burbuja bestial. La idea era meter una historia en ese contexto y ampliarlo a 15 años vista. Jugar con la idea de que la crisis no ha pasado e incluso va a ir a peor”. En el caso de Puertadeluz “la gente dejada de la mano de Dios no suena ficticia, lo estamos viendo”. 

En el caso de ¡García! “prima más la sátira. Parte de un guión escrito hace 8 años para que lo dibujase Manel Fontdevila que se reescribió para adaptarlo a mi estilo y porque la realidad casi nos ganaba ya en locura. Pero es un relato positivo, porque los dos personajes principales aprenden a respetarse”. Puertadeluz, por otra parte, “se mezcla con género negro y no tiene humor, es más oscuro”.

Aún así “lo veo como un relato con un final positivo”. Para Bustos el tema principal de esta obra es “la incomunicación generacional. Es una comunidad instalada en la inmovilidad y el miedo. Hay amargura, porque la protagonista aprende que vivía en una mentira, pero como autor creo que la conclusión es positiva porque se abre una puerta a la comunicación dentro de la nueva generación”. Si el final parece abierto “es porque no me gusta dar mucha información. No sé si habrá segunda parte”.

La distopía siempre vuelve

Puertadeluz se podría incluir en la tendencia a la distopía de una parte de los autores de la generación a la que pertenece Bustos o la inmediatamente posterior, incluyendo algunas como la reciente Gran Hotel Abismo de Marcos Prior y David Rubin.

Para el autor madrileño “no es una novedad, no es algo de ahora. A finales de los 70s o principios de los 80s también hubo otro pico de creación de distopías en la ciencia-ficción. ¿Por qué apareció el punk también en esa época? Eran tiempos convulsos. Lees la ficción de los 80 y ves que la posibilidad de una guerra nuclear era algo muy presente. Ahora no hay un enemigo como la URSS, así que escribimos distopías sociales. Vivimos en un mundo donde grupos que se llaman progresistas defienden discursos que hace años habrían sido conservadores. Es un mundo confuso y oscuro, y la ficción lo reflejar.

Añade que se considera “una batidora POP, por eso me influye no sólo el cómic, sino también la música o el cine. Por ejemplo, en la representación de la violencia, me gusta estilizarla al estilo de Frank Miller o al de Quentin Tarantino. Más que en representar la violencia, creo en una progresión más visceral del relato que se está contando”.

puertadeluz 2

No es la primera obra como autor completo de Bustos, que ha firmado guión y dibujo en Versus, adaptación de un relato de Jack London, o Endurance, sobre la expedición de Shackleton. “Creo que en todas mis historias existe esa progresión que te comentaba. En Versus, por ejemplo, porque es un combate de boxeo, y esa tensión y esa visceralidad tienen que ir subiendo”.

Sátira y censura

Bustos también ha participado, durante los últimos dos años y medio, en la aventura de Orgullo y Satisfacción, la revista nacida de las dimisiones en El Jueves. Por ello mismo defiende el papel de la sátira como reflejo de la actualidad y género fundamental del cómic español. “La creación fue a toda prisa, un número 0 armado en 10 días sin medios ni tiempo. En mi caso dio lugar a unos cómics muy viscerales. Como no tengo personajes fijos, hago un humor más POP, o comento las noticias. Nunca he hecho humor político”.

De aquel número 0 de hace tres años “en 4 horas se vendieron 20.000 ejemplares. Pero no ha sido suficiente. El cómic digital en España es ridículo: 5000 suscriptores está bien, pero no es suficiente”. Aunque OyS cierre “quedará que hemos abierto una puerta en el cómic digital en España”.

La línea de Mongolia, El Jueves, TMEO o OyS “es la mejor manera para evitar la censura, incluida la de lo políticamente correcto”. A esta última atribuye “la idea de que se puede retirar una publicación por mal gusto. Mal gusto es la expresión que se usa cuando alguien no se atreve a pedir censura. Pero existe el derecho a ofender. Eso es la sátira. Te pueden no gustar ciertas ficciones. Pues muy bien: no las compres, no las publicites. Pero no las retires, porque es censura”.

0
0
0
s2smodern