Leer más...

El inefable Ortega, el Barbas, nos aporta la munición de reserva necesaria para hacharle los talones a los amigos del cuñadismo.

0
0
0
s2smodern